Cardio para todos los gustos


Hoy en día, con el auge de entrenamientos más modernos y más cortos se cree que esa es la única manera de hacer tus ejercicios cardiovasculares. Y como si eso fuera poco los mitos sobre el cardio y su habilidad para quemar grasas no han sido del todo respondidos. Que el umbral aeróbico, que solo a partir de los 20 minutos recién se comienza a quemar grasa y demás son temas ya instalados que con la llegada de lo nuevo la confusión parece ser mayor. Estos conceptos de los que hablaremos hoy tienen como propósito aclarar un poco el panorama, y espero que al final de todo esto te ayude a diseñar tus rutinas y a comprender más lo que haces y por qué lo haces.

No solo de correr vive el cardio…

Comencemos diciendo que hay muchas maneras de hacer cardio. Correr es un fantástico ejercicio aeróbico, pero no es el único. Se puede andar en bici, nadar, escalar, bailar zumba y muchas muchas actividades más en las que consigues beneficios equivalentes. No te limites y busca en base a tus gustos y no a lo que quema más calorías (lo que haces porque te gusta lo haces más tiempo, y ese será el ejercicio que quemará más calorías en el largo plazo).

Intensidad ¿baja?

Luego está el tema de la intensidad. Caminar tiene beneficios que van más allá del trabajo aeróbico, pero para algunos esta manera de entrenar ya ha quedado atrás. Simplemente sus cuerpos se han acostumbrado y los beneficios serán mínimos, en especial en quienes quieren perder peso más rápido. Pero atención, no digo que no lo hagas pero si sientes que caminar te queda chico o los resultados no aparecene entonces con solo ponerte a trotar la mitad de tiempo que caminas lograrás una mayor quema de grasas. Y si trotar tambien te queda corto puedes salir a correr, y luego a correr por más tiempo, o más rápido y así. Encuentra tu ritmo y cuida que no sea tan bajo…

Los fantásticos intervalos

A esta altura ya hay numerosas pruebas y estudios que señalan que el cardio por intervalos es la manera más efectiva para quemar grasas. Los sprints, el fartlek, entrenar a toda marcha durante un periodo de tiempo corto y recuperarse activamente el doble o el triple de ese tiempo es lo mejor que puedes hacer para quemar grasa en rutinas que no duran más de media hora y que deben hacerse día por medio. Ahora bien, si caminar no es para todos, los intervalos tampoco lo son. En materia de cardio no conozco manera más intensa (y por lo tanto dura) de entrenar. Simplemente ¡te mata!. Sin embargo si te pones a entrenar de esta manera ten la certeza que en dos semanas tu habilidad para quemar grasas se disparará y ni hablar de las mejoras en tu nivel de energía y tu estado físico. Reralmente son fantásticos aunque el esfuerzo es considerable.

¿Quieres quemar más?

Ponte a hacer circuitos. Esto es experiencia propia pero también lo fundamenta el Jornal de Ciencia y Medicina Deportiva en los Estados Unidos. Lo que dice esta publicación es que cuando se mezcla el cardio con las pesas el resultado es una significativa reducción total en las calorías quemadas.

Así que allí lo tienes, si algo tiene que quedarte de este artículo es que hay numerosas maneras de hacer cardio, algunas más efectivas que otras y por supuesto algunas más intensas que otras. Como sea, lo que interesa es que lo hagas, que encuentres la manera de incluir una rutina de cardio en tu vida diaria o semanal y que seas constante haciendolo. El cardio por intervalos es lo nuevo y aparentemente es lo que funciona mejor, sin embargo que eso no influya en tu decisión. Simplemente haz lo que te gusta porque mientras hagas ejercicio un mejor cuerpo solamente será cuestión de tiempo.

Recent Posts