Cómo introducir el desayuno todos los días


Este es uno de los escenarios más comunes: te levantas y sales disparando hacia el trabajo solo con una taza de café. Solamente tienes diez minutos por lo que sales volando sin haber desayunado. Tal vez agarras una pieza de pan, una tostada y ocasionalmente una fruta, pero eso es todo, y con ese combustible te mantienes hasta la hora del almuerzo. Ciertamente no es una conducta saludable que digamos ¿verdad? Sales a las apuradas y nunca sientes hambre…

No estaremos diciendo nada novedoso si decimos que el desayuno es vital para todos y cada uno de nosotros, pero tomando como base la importancia que tiene creemos que podemos ayudarte a que lo incluyas, no mañana, pero tranquilamente y sin sobresaltos dentro de los próximos 30 días. Estas son nuestras recomendaciones para que lo hagas.

Comienza de a poco. Si no estás acostumbrad@ a desayunar lo más probable es que la primera vez que lo quieras hacer sientas nauseas, por lo que comenzar de golpe no es la mejor opción. Al contrario, lo que te convendrá es hacerlo de a poco, de manera lenta y gradual dándole a tu cuerpo el tiempo para adaptarse. Así…

– semana uno, dos huevos hervidos
– semana dos, dos huevos hervidos con unas tostadas integrales
– semana tres, dos huevos hervidos, tostadas integrales y un vaso de jugo de naranja con avena

Pueden ser otras opciones, pero lo de arriba sirve como ejemplo.

Mantenlo simple. En especial si te cuesta levantarte temprano, no lo compliques ni gastes tu tiempo con recetas que te llevarán mucho tiempo preparar. Prepara algo simple, que no lleve mucho tiempo, que sea saludable y delicioso.

Ejemplos:

– batidos o licuados. 5 minutos
– frutos secos y frutas deshidratadas. solo los sacas de la bolsa y los colocas en un pote.
– queso en fetas. se saca de la heladera y se come
– huevos hervidos. los hierves la noche anterior y los guardas en la heladera pelados.

Que te guste. No contribuirás al hábito de desayunar todos los días si tus elecciones no son de tu agrado. Esto no quiere decir que tienes permiso para desayunar cualquier cosa porque lo que uno suele hacer es ir directo a lo rico, pero que casualmente suele ser todo chatarra y poco nutritivo. Hay infinidad de opciones saludables que a su vez son deliciosas.

Consejo:

Visita nuestras categorías de Planes alimenticios y de Nutrición para aprender a comer sano, rico y hasta abundante si quieres.

Cena más temprano y evita las colaciones nocturnas. Cenar e irse a dormir es poco recomendado, entre otras cosas porque no digieres bien lo que comes, porque al no hacerlo la comida tiende más a acumularse como grasa, y en este caso específico de introducir el desayuno en nuestras vidas mientras más cerca comas de la hora de ir a dormir menos hambre tendrás a la mañana. Lo mismo sucede si te levantas por las noches a comer algo. Por lo tanto, nuestra recomendación es que intentes cenar con dos o tres horas de espacio entre la hora de ir a dormir, y que evites levantarte a comer en dormid@. Al principio puede que cueste un poco, pero le haces varios favores a tu cuerpo al hacerlo.

Levántate más temprano. La falta de tiempo es la primera o la segunda causa por la que no se desayuna. Nuestra recomendación no es de dos horas, ni siquiera una hora antes de lo habitual. Simplemente levántate veinte o treinta minutos antes para desayunar con calma y empezar tu día de manera menos agitada, con más tranquilidad y menos estrés. Esto, junto a opciones de desayunos rápidos mejorarán tus mañanas en infinidad de maneras, pruébalo…

Hazlo todos los días. La forma de hacer un hábito es la repetición, por lo tanto tómate la tarea de repetir esta conducta de levantarte media hora antes y sentarte a desayunar durante las próximas dos, tres, cuatro semanas. Luego notarás que esta conducta quedará incorporada, será algo automático que ni siquiera te pedirá esfuerzo alguno. Persistencia y constancia son la clave, así que durante el corto periodo que lleva incorporar una conducta nueva utiliza tu fuerza de voluntad. Al principio suelen ser los días más «incómodos» por decirlo de alguna manera, pero luego notarás que esta incomodidad desaparece hasta que todo se vuelve natural en tu vida. Aplica esta conducta con tus ejercicios, con tus negocios, con tus relaciones y con todo lo que quieras mejorar en tu vida. La repetición es un recurso subestimado, pero increiblemente poderoso.

Recent Posts