Eres lo que comes


Se lo dice muchas veces, todo el tiempo. Pero muchos no creen que esto sea así, después de todo no eres una piza por comer piza todas las noches ¿verdad? Entonces, ¿somos lo que comemos? Sí…

Lo somos, en serio. Nuestro cuerpo se compone por los nutrientes que extraemos de las comidas sin convertirnos en esas comidas. El contenido nutricional de las comidas que consumimos determina la composición de las células, la médula ósea, la sangre y las hormonas por ejemplo. Y si tenemos en cuenta que el adulto promedio pierde un grueso estimado de 300 millones de células cada día y que debe reemplazarlas, entonces es lógico pensar que si comes basura tu cuerpo, tus células, tu sangre y tus hormonas se conformarán de lo mismo.

Nuestro cuerpo se regenera o se degenera en base a la comida que consumimos. Y si comes de manera pobre el resultado será un cuerpo deteriorado cada día, el resultado será un cuerpo pobre en nutrientes y pobre en salud.

Esa es la razón por la que tanto énfasis se pone en comer saludablemente. Por eso es que comer limpio es una prioridad urgente, algo que excede al simple peso corporal que tengas para determinar algo que es más serio todavía, tu salud por supuesto. Dicho de otro modo, tu cuerpo será tan limpio como la comida con que lo alimentas.

Tiene sentido ¿verdad?

Y si vamos más allá la causa de ir tanto al médico, la causa de muchas enfermedades del corazón, cáncer y enfermedades relacionadas es ni más ni menos que pasarse la vida comiendo a base de latas de gaseosa, cerveza, pizas, hamburguezas, hot dogs y papas fritas, sin contar la bollería.

Comer sano no es una cosa que se hace de la noche a la mañana, por el contrario es un estilo de vida construido en base a nuevas conductas y costumbres que es obligación pura y exclusivamente tuya. Puesto de otro modo:

– Come sano
– Reduce tu porcentaje de grasa corporal
– Sé más activo o activa.

A ver, no hay que irse a lo diet, a lo light, a lo orgánico ni tampoco comer lo que no te gusta. Comer limpio es comer naturalmente, sin procesar, sin fritar a fondo o embeber la comida en aceite, sin mayonesa, etc. Comer limpio es consumir alimentos mínimamente procesados y comerlos es su estado tan natural como te sea posible. Estos alimentos están libres de químicos, aditivos, colorantes, endulzantes. Come:

– Pescado
– Lenteja
– Arándanos
– Almendras
– Espinaca
– Lechuga
– Nueces
– Avena
– Arróz integral
– Remolacha
– Zanahoria
– Pechuga de pollo…

… son solo algunos ejemplos de comidas sanas. Ve a la categoría de planes alimenticios para saber qué más puedes comer para cambiar tu composición corporal. Comer así evita que sigas poniéndote algunas cosas que son literalmente veneno, que contienen azucares, cantidades exhorbitantes de sodio, aceites hidrogenados y demás.

Entonces ya sabes, tu cuerpo se conforma de la comida que le metes adentro, y el resultado puede ir en dos direcciones. O mejora, o decae, se degenera y enferma. La decisión es tuya, como siempre.

Recent Posts