Tus esfuerzos fallarán si sobreentrenas


En este blog hablamos mucho del sobreentrenamiento porque si bien es fantástico entrenar todos los días si te pasas los resultados directamente serán lo opuesto a lo que estás buscando. Sobreentrenamiento no es otra cosa que entrenar demasiado con relación al tiempo que tu cuerpo necesita para recuperarse apropiadamente, y esto hace referencia a tus músculos, sistema nervioso, articulaciones e incluso tu mente, porque es muy fácil sentir cansancio mental cuando estás sobreentrenando.

El asunto es que si tu cuerpo no se recupera tampoco puede mostrar resultados o mejorar. Todo eso, mostrarte resultados y mejorar, lo hace con el descanso luego del estímulo que le has dado. Tu objetivo, y cualquiera que sea tu objetivo, es poner a tu cuerpo bajo un cierto estrés con el ejercicio para que tu cuerpo se adapte.

Ese es el fin último del ejercicio, buscar la adaptación corporal por medio de ese estrés, porque esa adaptación son los resultados, ni más ni menos. Adaptarse significa más músculo, más fuerza, más potencia, más resistencia, más quema de grasas. Que tu cuerpo intente adaptarse a lo que le das es mejorar y obtener resultados, literalmente.

La ecuación es simple, creamos el estrés entrenando y luego le damos tiempo al cuerpo para que se adapte y recupere de ese estrés. Luego vuelves al gimnasio a seguir haciendo lo mismo, convirtiendolo todo en un ciclo, y por supuesto que si acompañas con comida cada vez que lo hagas tu cuerpo mejorará.

Sin embargo esto no sucede si te pasas con tu entrenamiento. Pero también el sobreentrenamiento sucede si comes mal, si tu rutina apesta o ambas cosas a la vez. Y cualquiera que sea la causa de tu problema de todas maneras estás comprometiendo tus resultados y la habilidad de tu cuerpo de mejorar en cualquiera que sea el aspecto que estés buscando mejorar, al punto de dejar de obtener resultados del ejercicio.

Entonces, sabiendo todo esto de arriba, una de las mejores cosas que puedes hacer es detectar si estás sobreentrenando y cuáles son sus síntomas para revertir esta situación, así tu cuerpo sigue mejorando cada vez más.

. Te enfermas o te resfrías más de lo usual. Cuando la intensidad de tu entrenamiento es muy fuerte esto en cierta medida afecta o más bien obstaculiza las funciones del sistema inmune. Por lo tanto, si te dan resfriados más a menudo esto bien puede deberse a que el sistema inmune no está funcionando correctamente, y ese es uno de los signos del sobreentrenamiento.

. Te sientes cansado y desganado todo el tiempo. La fatiga por el sobreentrenamiento no solo incluye nuestros músculos, también sucede con nuestro sistema nervioso. Tu cuerpo es un conjunto y no se puede juzgar el sobreentrenamiento por los músculos solamente. Si estás desganado, con sueño todo el día, y sin ganas de hacer nada bien puede que se deba a una situación de sobreentrenamiento.

. La calidad/cantidad de sueño es muy pobre. Si te cuesta dormirte por las noches, despertarte por las mañanas, te duermes en tu trabajo y demás, entonces es altamente probable que estés entrenando demasiado. ¿nunca te pasa que pones el máximo esfuerzo en tu rutina y llegas a casa destruido pero a la hora de dormir no puedes pegar un ojo? eso es sobreentrenamiento, casi seguro.

. No mejoras/progresas. Si no estás consiguiendo resultados por un buen tiempo, es decir te das cuenta de que no tienes más fuerza, o más resistencia, o menos cantidad de grasa, o más músculo o lo que sea, entonces bien puede deberse a un caso de sobreentrenamiento. Pero peor aún, si te sucede que estás perdiendo lo que habías ganado claramente estás ante un serio caso de sobreentrenamiento y realmente necesitas parar.

Si estás experimentando alguna/s de las situaciones anteriores o todas la solución es realmente muy simple: dejar de entrenar. Por alarmante que esto te parezca con diez días que te tomes para no entrenar en absoluto y relajarte tu cuerpo sanará y podrás volver al ruedo, esta vez con más ganas, pero también con un mayor cuidado de no volver a caer en lo mismo.

Recent Posts